cultivo de manzanas
cultivo de manzanas

A lo largo de los años, nos han enseñado que el origen de las manzanas tiene más que ver con los inicios religiosos del mundo, que con la evolución de una especie frutal. A decir verdad, se desconoce dónde y cómo ocurrió exactamente el nacimiento del árbol de manzanas, también llamado manzano. Sin embargo, muchas teorías arrojan que es el resultado de la combinación de diversas especies silvestres provenientes de Asia y Europa. ¿Quieres saber más? ¡No te lo pierdas!

Otras hipótesis afirman que procede de un tipo específico de manzano silvestre que se desarrolla naturalmente en zonas montañosas de Asia, lo cual sugiere que las primeras especies fueron cultivadas alrededor de 16.000 y 20.000 años atrás. Al igual que las cerezas, se cree que las manzanas fueron introducidas en España por los romanos y desde entonces, este país es un productor más de la fruta.

 

 

Proceso de cultivo de manzanas

Cultivo de manzanasLo que hace realmente especial a las manzanas es que resiste mejor las bajas temperaturas que otras frutas como las peras. Tampoco requiere de grandes cantidades de sol en su proceso de maduración y, en su lugar, les sienta mejor los ambientes húmedos y fríos, que aquellos donde reina la calidez. Son capaces de sobrevivir a temperaturas por debajo de los -9ºC, aunque la sobreexposición a -14ºC puede afectar sus flores.

Una de las más importantes restricciones a la hora de cultivar manzanos son las exigencias de horas de frío, unas 1.000 más o menos dependiendo de las variedades. Por otro lado, en las regiones del sur, donde la calidez llega a un punto máximo, el impacto de luz puede causar frutos frágiles con pulpas oscuras como consecuencia de las altas olas de calor. En cuanto a los requerimientos de suelo, debemos aclarar que es más sencillo de plantar que el peral por su gran capacidad de adaptación a la gran parte de los terrenos, incluso los menos profundos.

Las particularidades del cultivo del manzano comienzan por su modo de propagación, que puede realizarse mediante injertos, semillas o estacas, siendo este último el menos recomendado. La siembra tiende a ser el medio para dar con nuevas variedades y patrones y el injerto se puede realizar sólo sobre los siguientes:

  • East Malling II: Es de alta recomendación para gran parte de las especies normalmente comerciales o para la utilización en varias clases de suelos. Es importante destacar lo sensible que resulta frente a los excesos en la humedad, lo cual lo hace eficiente sólo en terrenos secos.
  • Franco: El injerto de este patrón es preferible en ambientes secos y profundos, pero con altos niveles de lluvias en determinadas temporadas.
  • East Malling IX: No resultan tan vigorosos como se espera y cuenta con un sistema radicular de muy poco alcance en el suelo, que debe ser frío.
  • East Malling VII: Su vigor es de término medio, aunque su extensión y penetración en el terreno es más que aceptable. Le sientan bien los suelos con temperaturas altas y su producción da comienzo tras el año dos o tres de plantación.

 

¿Cómo es la plantación?

Arbol de manzanas

Otras particularidades del cultivo árbol de manzanas es que requieren ser plantador durante la etapa de reposo de la savia, el cual posee una duración que va desde los meses de julio hasta marzo. Los límites de plantación de los árboles varían dependiendo de los patrones que sean utilizados y sus formaciones. Lo recomendable, en cualquiera de los casos, es que tengan una distancia prudente entre sí, de modo que no se encuentren muy lejos para mayor aprovechamiento del suelo ni muy cerca para no entorpecer su desarrollo.

En cuanto al sistema de riego de los árboles de manzanas, el de más uso consiste en inundar el terreno, aunque también es aceptable el regadío localizado. Su poda es otra particularidad digna de estudiar, ya que tiene como objetivo principal equilibrar el crecimiento modo de fructificación de las variedades plantadas. Lo importante es obtener una cosecha que pueda ser perfectamente sostenida, exuberante y cortar todas aquellas ramas que contengan alguna enfermedad o no sean provechosas.

La especie de manzano o árboles de manzanas contienen una madera bastante dúctil, lo cual permite una respuesta positiva a la hora de podar. Sin embargo, es importante conocer el funcionamiento de la variedad en crecimiento y el modo de aparición de los nuevos frutos, incluyendo sus órganos de mayor producción.

El aclareo, una modalidad propia de la agricultura en la que se descarga el exceso de frutas de un cultivo, se lleva a cabo en los árboles de manzanas de dos maneras: química o manual. El objetivo de esta práctica es aumentar la vida del manzano y equilibrar la capacidad de sus ramas. De hecho, se ha comprobado que las clases de manzanas Red Delicious aumenta su calidad en dulzor y acidez confiriéndole éxito a la práctica.

rama llena de manzanas

Las manzanas aparecen en un solo ramillete en un grupo de 3 o 4 y, cuando esto sucede, es necesario realizar el aclareo, ya que el número de frutos debería resumirse a uno por ramillete. El acto de suprimir los sobrantes se lleva a cabo una vez que obtienen el tamaño de una cereza, ello por medio de un simple acto de retorcimiento a partir del tallo. Por otra parte, el aclareo químico es ejecutado mediante artículos hormonales como Nad o Carbaril. Las cantidades suministradas y momentos de eliminación varían según el tipo del árbol y modo de crecimiento de sus manzanas. Es importante que esta práctica se ejecute con previo análisis del manzano y no desmedidamente, casi siempre son empleadas en plantaciones con exceso de producción.

Para los casos donde se presentan hierba adventicia, es aconsejable omitir las labores de limpieza. Más que nada, en los ambientes con climas bastante templados o muy cálidos, se conservan este tipo de vegetación, ya que será de provecho para las raíces del manzano, en lugar de un suelo completamente limpio de ellas. La abundante vegetación atraerá humedad, aunque se requiere cierto grado de precaución debido a la aparición de enfermedades.
Otra de las múltiples particularidades del cultivo de manzanas radica en la recolección, que se efectúa entre el tercer y cuarto trimestre del año a excepción de las variedades precoces que son recogidas antes. Dependiendo del destino de las manzanas, deben recolectarse durante un día libre de humedad y teniendo mucho cuidado de no estropearlas con algún golpe (si van dirigidas al mercado en estado fresco). En este sentido, la recolección por medio de la utilización de máquinas de vibración que provocan el desprendimiento de las manzanas hasta que caen en plataformas especiales, requieren el mismo cuidado (normalmente las cosechas recogidas por este medio, tienen como destino el procesamiento).

Muchos datos interesantes podemos encontrar en el siguiente vídeo:

Ya sabes todo lo que necesitas sobre las manzanas. Ahora, ¡a comerlas!

Lee mucho más y aprende sobre:

colores de manzanas